Lo que no sabías del turismo espiritual en Machu Picchu

turismo espiritual en machu picchu

Algunos turistas viajan alrededor del mundo con el fin de purificar su espíritu; ellos acuden a distintos centros de culto, centros como el Santuario Histórico de Machu Picchu: gran construcción incaica que actualmente se ha convertido en uno de los más importantes destinos espirituales pues produce un gran impacto espiritual en cada una de las personas que lo visita.

Sus calles, superficies y paisaje, en general, influyen positivamente en el espíritu de la persona que acude al Santuario Histórico de Machu Picchu. Es más, en el interior de la ciudadela inca hay una escultura de piedra que los pobladores del Antiguo Perú usaban para contactarse con su máxima deidad, el dios Sol. Además, utilizaban tal escultura como un calendario astronómico.

Sin embargo, esta escultura no es la única fuente de energía espiritual en la construcción incaica. Los turistas obtienen fuerza y dinamismo cuando ingresan al Templo de Sol, la Tumba Real, el templo principal y el Centro Ceremonial. Toda esta energía proviene de la Pachamama (Madre tierra) y los turistas identifican a esta experiencia como un gran agente de cambio en sus vidas.

Turismo Espiritual en Machu Picchu

El esoterismo cree que el Santuario Histórico de Machu Picchu es un importante centro magnético. Por tal motivo, muchos turistas se dirigen a la ciudadela pues consideran que es un lugar donde existe mucha espiritualidad y electromagnetismo. Esta doctrina cree que la energía que se desprende del santuario es similar a la que producen los centros de energía del cuerpo.

Los viajes espirituales cumplen un rol fundamental en las personas que pertenecen a distintas religiones pues cada peregrinación que realizan en el mundo les permite evolucionar como seres espirituales. ¿Y por qué el Santuario Histórico de Machu Picchu es un destino espiritual? La historia nos cuenta que la ciudadela fue el principal centro espiritual del gran Imperio incaico.

Muchos consideran que el trasladarse a Machu Picchu reconforta el alma debido a que no solo se absorbe buena energía, sino que existe magia de por medio. Además, el santuario permite que los turistas se concentren y mediten observando la belleza de sus paisajes. Muchos de ellos aseguran que es una gran experiencia el subir a la montaña y observar el legado de los incas.

Hay fechas consideradas cruciales para visitar el Santuario Histórico de Machu Picchu, estas son el Día de los Santos, el Día de los Difuntos y la Fiesta del Inti Raymi. Durante estos días, la ciudadela se convierte en el escenario de ceremonias que realizaba el Imperio incaico hace muchos años. Tales celebraciones hacen que los turistas se muestren deseosos por participar.

Y para complementar la experiencia de las personas que desean realizar turismo espiritual, les recomendamos alojarse en la Casa del Sol Hotel, un hotel en el mismo Machu Picchu, que ofrece terapias ancestrales a sus huéspedes como exfoliaciones de hoja de coca, masajes con piedras incas y purificaciones en el santuario, todo lo que necesitan para recargarse de energías.