Montaña de 7 Colores: Un lugar inolvidable

montaña de 7 colores

La montaña Vinicunca o Winikunka ( llamada también Montaña de 7 Colores, Montaña Arcoíris, Montaña de Colores o Cerro Colorado), es una montaña de 5.200 msnm ubicada en Cusco. 

¿Por que la Montaña de 7 colores es así?

La Montaña de siete colores de Cusco debe su coloración a los diferentes minerales que la conforman. Incluso estuvo un tiempo cedida a una concesionaria minera, pero cesó operaciones ante la presión de los pobladores locales. 

Según la investigación de la Oficina Paisaje Cultural de la Descentralización de Cusco, sus colores se deben a su composición:

  • El color rosado es por la arcilla roja, fangolitas (fango) y arilitas (arena). 
  • El color blanquecino, por la arenisca cuarzosa y margas, ricos en carbonato de calcio. 
  • El rojo se debe a  las arcilitas (hierro) y arcillas pertenecientes al terciario superior.
  • El verde se debe al compuesto de filitas y arcillas ricas en ferro magnesiano. 
  • El tono pardo terroso es producto de fanglomerado compuesto por roca con magnesio perteneciente a la era cuaternaria. 
  • El color amarillo mostaza se forma por las areniscas calcáreas ricas en minerales sulfurados

Trekking por la Montaña de 7 colores

Desde aproximadamente 2016, la Montaña de los 7 colores se ha vuelto muy popular: Cerca de 140 mil personas han visitado este lugar turístico, especialmente durante los meses de abril a septiembre (temporada seca), cuando ingresan más turistas. Ello porque durante la época de lluvias el recorrido se hace mucho más difícil y que el suelo se hace fangoso.

Las visitas al Cerro de siete colores suelen implicar un día de camino y se realizan por un pueblo de Pitumarca, a dos horas de la ciudad del Cusco. Luego se hace una caminata a pie, en auto o en moto por las faldas de la montaña y después se puede subir en caballo, llama o a pie hasta llegar a la Montaña de Colores propiamente dicha.

Cosas a tener en cuenta al subir la Montaña de siete colores

Subir la Montaña de siete colores puede sonar muy atractivo e interesante, pero no es tarea fácil. Se debe tener cierta preparación física e ir con los implementos adecuados.

Aclimatarse es fundamental

La excursión por la Montaña de siete colores exige tener buenas condiciones físicas  y una buena aclimatación, por lo que es recomendable pasar al menos una semana en una población cercana. De lo contrario podría sufrir problemas de altura y malestar debido a la exigencia física a altura.

Mal de altura en la caminata

Al comienzo algunos niños están emocionados al momento de iniciar la caminata pero luego la pasan mal porque les suele dar mal de altura, lo que implica tener que regresar rápidamente. Lo mismo puede ocurrir con las personas mayores, personas con sobrepeso y personas con poca actividad física. Por eso se debe tener una adecuada preparación física, evitar el sobreesfuerzo y pensar en utilizar animales de carga como una posibilidad.

El clima es clave para visitar la Montaña siete colores

La temporada de lluvia va de septiembre a abril, siendo más fuerte desde diciembre a mediados de marzo. Además, al tratarse de una nueva ruta, la infraestructura de esta ruta no está bien acondicionada, así que si llueve abundará el fango y las posibilidades de caída.

Aprovecha los días de aclimatamiento en un lugar que te permita disfrutar al máximo la experiencia de visitar el Valle Sagrado de los Incas, en Cusco, como el Hotel Machu Picchu, ubicado estratégicamente en Aguas Calientes Machu Picchu pueblo. Allí encontrarás la paz y serenidad que estás buscando para reconectarte con la naturaleza.

 

WhatsApp WhatsApp