fbpx

Visitar Machu Picchu en noviembre

machu picchu en noviembre

Noviembre es un buen mes para viajar a Machu Picchu aun cuando en estas fechas se marca el comienzo de la estación de lluvias. A continuación, te comentamos las razones y los tips que debes tomar en cuenta para hacer de esta una experiencia inolvidable:

¿Por qué visitar Machu Picchu en Noviembre?

Pocos turistas

Durante la época seca, Machu Picchu recibe una infinidad de visitas, lo cual hace un tanto complicado tomar buenas fotografías sin que algún turista se cuele. En cambio, si viajas durante noviembre tienes la ventaja de recorrer la ciudadela sin prisas ni tumultos.

Temporada baja

El precio de los vuelos, comida y alquiler de habitaciones disminuyen puesto que noviembre también es el inicio de la temporada baja. Ello te permitirá disfrutar de excelentes servicios a precios bajos y así planificar mejor tu viaje conociendo todas las maravillas del Cusco.

Mejor clima

Que el nombre no te confunda, la estación de lluvias también tiene días calurosos. Y aunque es probable que llueva durante noviembre, puedes añadir un poncho a tu vestimenta y disfrutar del entorno natural de la ciudadela sin la presencia de tantos turistas.

Ideal para la meditación

Machu Picchu es reconocido en el mundo por ser un lugar muy espiritual; sin embargo, es difícil meditar durante la temporada alta ya que crece la afluencia turística. Todo ello cambia a partir de noviembre, al registrarte menos personas, sentirás mejor la energía de la ciudadela incaica.

Más platos típicos por descubrir

Hay frutas y verduras que solo se producen en un periodo, limitando los platos típicos a comer, Por eso te recomendamos viajar en noviembre, así podrás disfrutar de lo mejor de la gastronomía cusqueña comprobando porque el Perú es un excelente destino culinario.

Perfecto para las caminatas

Noviembre es ideal para hacer caminatas debido a que los días son cálidos, pero sin que rayos solares vuelvan incómodo el viaje. Te recomendamos emprender caminatas cortas como la caminata en la montaña Huayna Picchu, caminata a la Puerta del Sol y la caminata al Puente Inca.

 

Para finalizar, te recomendamos alojarte en el hotel en Machu Picchu, Casa del Sol, tiene un santuario de relajación, espacio que cuenta con una vista panorámica al río Vilcanota y que otorga una verdadera experiencia multisensorial. Aquí se aplican métodos ancestrales con ingredientes propios de la cultura incaica que prometen renovarte el cuerpo y el espíritu.

WhatsApp WhatsApp