fbpx

Bajada de Reyes en Ollantaytambo: Una festividad cusqueña que no te debes perder

bajada de reyes en cusco peru

La bajada de Reyes es la festividad que marca el final de temporada navideña. Se trata de la rememoración de la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús para llevarle obsequios por su nacimiento.

En Cusco, esta tradición costumbrista se expresa en una clara mezcla de la religiosidad cristiana y la cultura local andina, que va de  la mano con los ciclos agrícolas. De esta manera, los pobladores cusqueños son profundamente devotos de Cristo, pero sin dejar de lado su entrega a los apus y espíritus de la Pachamama.

 

La Bajada de Reyes en Cusco y el ciclo agrícola

Las festividades religiosas andinas están fuertemente vinculadas con los ciclos de la naturaleza, así que en este sentido, la temporada de lluvias es fundamental para darle sentido a esta celebración.

Sin lluvias las plantas no dan frutos, así que la lluvia es un regalo de los dioses, es el Niño Jesús que baja a la tierra, son los Reyes Magos trayendo sus regalos. Durante esta temporada, se celebra la generosidad de la tierra y la abundancia, es un período para compartir.

 

La celebración de Bajada de Reyes en Ollantaytambo

En Cusco, la celebración de Bajada de Reyes es hermosa y sublime en todas las poblaciones de Cusco. Sin embargo, en Ollantaytambo es tan mágica y pintoresca, que merece una mención especial. Tiene mucho de la fiesta patronal de Paucartambo, pero como tiene menos publicidad, resulta ser mucho más íntima y familiar.

La Bajada de Reyes en Ollantaytambo es una fiesta folklórica y costumbrista en la cual no solo participan los habitantes del pueblo, sino que también se integra a los visitantes. En la víspera de la fecha, los pobladores de la puna de Ollantaytambo y del valle de Patacancha (comunidades de Huilloq y Patacancha, conocidos comúnmente como huairuros) descienden en procesión a Ollantaytambo. 

 

Bajada de Reyes en Ollantaytambo y el Niño Jesús de Marcacocha

El 6 de enero es el encuentro del Niño Jesús de Marcacocha con las representaciones de los otros dos niños Jesús que se hallan en la iglesia del pueblo de Ollantaytambo. Este encuentro es amenizado por otras danzas tradicionales, como los herreros, los chucchus, los majeños, la fiebre amarilla y los sinkuy wata qallary. 

Asimismo, las danzas y comparsas, con sus respectivos ajusticiamientos y comilonas, transforman Ollantaytambo en un largo festín se mezclan huairuros, campesinos, ollantinos y turistas. A partir de estos encuentros de los dos niños del pueblo reciben al Niño Jesús de Marcacocha y las comparsas revolotean alrededor de ellos, comienzan las procesiones.

El Niño Jesús de Marcacocha, junto con los pobladores de las alturas y los danzantes de huallata, son recibidos en la capilla del Niño Samachina por las bailarinas de Huayllascha (que tienen una vestimenta igual a los habitantes de las punas), y se inicia así la unión entre pueblos colindantes.

En Bajada de Reyes, Ollantaytambo se tiñe del típico rojo de sus trajes, además de que se impregna con la presencia del  Niño Jesús de Marcacocha y se llena de la alegría y solemnidad de los danzantes de huallata, una de las danzas más típicas de Cusco y ancestrales, que recrea el apareamiento de los gansos que moran en las lagunas de las alturas andinas. No solo eso: En las calles de Ollantaytambo se despliega una gran cantidad de artistas en que realizan escenificaciones en vivo, bailes y coros.

 

Te recomendamos alojarte en el Hotel en Machu Picchu, muy cerca a Ollantaytambo. Allí disfrutarás de una experiencia mística de relajación que completará esta mágica visita y te servirá de punto central para visitar otros lugares llenos de magia en el Valle Sagrado de los Incas. 

WhatsApp WhatsApp